Suele decirse que las cejas rectas son de personas inconformistas, coherentes y de ideas firmes. La perfecta definición para esas mujeres que llenan las calles y las pasarelas para reivindicar la posición que se merecen. por eso, no es extraño que las cejas rectas se hayan convertido en la tendencia del momento, incluso en una obsesión para muchas mujeres.

La mayoría de las cejas presentan arcos suaves, pero el grosor y la altura puede variar de una persona a otra. El diseño más imitado y deseado del momento es el de la joven actriz Cara Delevigne, que las lleva gruesas y despeinadas. Un diseño que resulta ideal para enmarcar el rostro y potenciar los rasgos del rostro. Y lo mejor de todo es que, para ello, solamente necesitamos una pinza para depilar.

Una tendencia que, aunque pueda parecer muy nueva, viene de la década de los 70, cuando todas las mujeres querían tener las tupidas cejas de Lauren Hutton. Unas cejas suaves, naturales y con un toque hippy. Totalmente contrario a lo que se llevaba en la época, cejas altas y delgadas que tenían por objetivo dejar espacio a unas pestañas voluminosas para dar protagonismo a la mirada. En cambio, Hutton prefería sus cejas gruesas de aspecto desaliñado que conseguía peinando los pelos hacia arriba, convirtiéndolas en su verdadera seña de identidad.

Un aspecto muy alejado de lo que podía verse apenas una década antes, en actrices como Audrey Hepburn. En aquella época lo que se llevaban eran los arcos perfectos. Y en los 50 las cejas gruesas que acompañaban a un rostro repleto de maquillaje. Y si nos remontamos un poco más atrás, a la década de los 20, veíamos como Clara Bow se las depilaba en exceso, dejándolas delgadas y brillantes. Aunque la verdadera pionera de esta técnica fue nada más y nada menos que la reina del Nilo, Cleopatra. En el Antiguo Egipto la parte central de todo el maquillaje eran los ojos, que se pintaban con una pasta negra muy densa. Fue ella la que por primera vez puso de moda el exceso en la mirada.

En la actualidad, las cejas gruesas vuelven a ganar protagonismo, dibujñandose en línea recta. Un diseño que provoca cierto efecto lifting en los ojos y que aporta una mayor expresividad al rostro. Para conseguirlas, solamente necesitas un lápiza negro e ir dando suaves trazos debajo de las cejas, evitando que los extremos se curven y haciendo que sigan una línea recta. Aunque pueda parecer lo contrario, Cara Delevigne no toca las suyas. Solamente utiliza laca para fijar su forma.


HAZ TU CONSULTA - PIDE PRESUPUESTO

Tu consulta será enviada directamente a los mejores especialistas en depilación. Ellos te responderán directamente a tu e-mail o teléfono y gratuitamente.




Pais: