La depilación forma parte de las rutinas de belleza de hombres y mujeres desde tiempos inmemoriales. De hecho, ya Cleopatra incluía este método en su higiene para aumentar su belleza.

Hoy en día, los avances tecnológicos y los distintos hábitos de vida han provocado que las técnicas de depilación vayan evolucionando. Incluso han aparecido técnicas nuevas y revolucionarias, o incluso otras que habían quedado en el olvido y han vuelto a surgir con más fuerza.

Depilación con hilo, un método de antaño y modernizado

El caso de la depilación con hilo es, precisamente, uno de los que se podrían encajar dentro de esta última tipología. ¿Quieres saber en qué consiste?

La depilación con hilo tiene su origen en tiempos milenarios, concretamente en zonas de la India y la antigua Persia. Esta técnica ha sido utilizada por miles de mujeres a lo largo de la historia, constituyéndose como una de las más utilizadas para el rostro.

¿Cómo se realiza la depilación con hilo?

La depilación con hilo suele parecer un método muy complejo y llevado a cabo por asistentes muy expertos en la técnica. Si bien hay algo de verdad en esta creencia, su mecanismo es mucho más simple de lo que parece.

En el procedimiento de la depilación con hilo, la esteticien utiliza un hilo de seda o de algodón en forma de lazo. Éste se debe hacer girar sobre la piel y alrededor del pelo, agarrándolo.

Una vez cogido el pelo, el hilo debe estirarlo y arrancarlo del folículo. De esta manera, la extracción viene de raíz, cogiendo desde los pelos más largos a los más cortos. Por ello no sólo se considera un método de depilación muy útil, también uno de limpieza.

Aspectos positivos de la depilación con hilo

Muchas personas comparan este método con la depilación con pinzas, sin embargo no resultan exactamente lo mismo. Gracias al hilo, esta técnica es capaz de extraer una fila entera de vello o pelo en una sola pasada. Algo que las pinzas no son capaces de realizar.

Asimismo, la depilación con hilo no agrede prácticamente la piel. El material del hilo, algodón o seda, resulta muy suave y delicado al tacto. Algo que, sumado al procedimiento en sí, permiten que se constituya como uno de los mejores métodos para pieles sensibles.

Para más inri, muchas personas que se han sometido a esta técnica coinciden en comentar que ha sido una de las depilaciones menos o nada dolorosas que se han realizado. Otro motivo más para considerarla muy adecuada.

Por estos motivos, la depilación con hilo se ha convertido en uno de los métodos más recurrentes y socorridos para la depilación del vello facial. Sin dolor, sin agredir la piel y sin casi contraindicaciones, esta depilación resulta muy adecuada para casi todos los tipos de pieles.


HAZ TU CONSULTA - PIDE PRESUPUESTO

Tu consulta será enviada directamente a los mejores especialistas en depilación. Ellos te responderán directamente a tu e-mail o teléfono y gratuitamente.




Pais: