Algunas personas, después de la depilación ven como su piel se inflama y aparecen granitos. Se trata de vellos que no tienen fuerza suficiente para romper la piel y terminan inflamándose. Es lo que se conoce como foliculitis. Los síntomas más frecuentes son la sensación de picor y pequeñas heridas en la zona depilada en forma de pústulas, manchas, vellos encarnados o espinillas.

Estos granitos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque suele suceder especialmente cuando hemos recurrido al afeitado, y algunas personas son más propensas a padecerlo porque tienen la piel más sensible. En cualquier caso, las zonas más comunes son las piernas, los muslos, las pantorrillas, las axilas y las ingles.

Tratamiento para la foliculitis

En principio no tiene por qué ser un problema, pero si no se trata pueden acabar provocando un quiste.  El pelo enquistado forma un grano que, ante la presencia de bacterias, puede terminar infectándose y resultar dolorosos, sobre todo en la zona de la ingle. En estos casos, es importante evitar apretar el grano como si se tratara de una espinilla y esperar a que el pelo salga por sí solo. Si se trata de algo superficial, podemos recurrir a hierbas calmantes con propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, como el tomillo, la equinácea, la caléndula o la bergamota. Cómprala en aceite y aplícala diariamente sobre la zona. No obstante, si vemos que la cosa se complica, es aconsejable concertar una visita con el médico para que nos ofrezca una solución. De lo contrario, podría extenderse y complicarse.

Pero en ambos casos, lo más recomendable es evitar depilarse durante unas semanas, ya sea con cera con maquinilla eléctrica, con cuchilla o depilación láser. Si lo hacemos, podríamos empeorar el problema. Debemos dejar que la piel descanse y se recupere.

Cómo prevenir la foliculitis

En cualquier caso, es evidente que en lugar de buscar una solución, lo ideal es prevenir la foliculitis. Para ello, es importante prestar más atención a nuestra piel y tomar ciertas precauciones antes y durante de la depilación. Especialmente si lo hacemos mediante afeitado. Exfolia tu piel para eliminar las células muertas y suavizar la piel. de esta forma, evitarás que se formen pelos enquistados y que la piel esté más hidratada. Por otro lado, para evitar que la zona se infecte, te aconsejamos que limpies muy bien las maquinillas y herramientas de depilación que utilices antes de comenzar.


HAZ TU CONSULTA - PIDE PRESUPUESTO

Tu consulta será enviada directamente a los mejores especialistas en depilación. Ellos te responderán directamente a tu e-mail o teléfono y gratuitamente.




Pais: